La reducción definitiva de las emisiones de carbono para camiones fue aprobada con 23 votos a favor en Europa. Entre las naciones que estuvieron de acuerdo figura España, y de las cuatro restantes que estaba en contra figuraba Alemania.

Estos países ven poco conveniente la propuesta de reducción de emisiones ya que dudan que puedan llegar a cumplirse los objetivos.

Mientras que, los estados de la Unión Europea estaban emitiendo su juicio, aún faltaba la ratificación oficial del Consejo Europeo. Este organismo tiene su presidencia en Rumanía, ya adoptó formalmente las normas comunitarias de emisiones de carbono. Disposición tomada para camiones y vehículos pesados.

Así, los fabricantes de estos vehículos deben desarrollar mecanismos en sus producciones que reduzcan estas emisiones. Las cuales deben llegar hasta el 15% de reducción en el año 2025 y el 30% para el 2030, en comparación con las actuales.

Pero estas medidas significan una enorme exigencia para los fabricantes quienes se enfrentan a multas en forma de primas por exceso de emisiones. Sin embargo, desde la Unión Europea garantizan un control de consumo real de combustible y energía por medio de dispositivos de recolección de datos a bordo.

Desde Bruselas se explicó que la vigencia del reglamento se efectuará a los 20 días de ser publicada en el Diario Oficial de la Unión Europea. Esto significa que será de carácter obligatorio en todos los aspectos involucrados, y será aplicado directamente en cada estado que la conforme.

El 6% de las emisiones de dióxido de carbono emitidas en la Unión Europea corresponde a los vehículos pesados. En este orden de ideas, el transporte por carretera emite el 27% del total de CO2.

Contrate siempre el mejor seguro de camiones para estar completamente protegido contra cualquier eventualidad

¿Por qué Alemania votó en contra?

Los cuatro países que votaron en contra de la aprobación de este reglamento fueron República Checa, Polonia, Eslovaquia y Alemania. Este último país está consiente de su papel preponderante en la industria de vehículos pesados y manifestó las siguientes razones:

  • Este acuerdo es muy ambicioso.
  • El gobierno alemán también indica que representa grades retos para el 2025.
  • Existe una imperiosa necesidad de ampliar la infraestructura europea.
  • Se requiere dar uso libre a las tecnologías de propulsión eléctrica.
  • Para ello, los Estados miembros y la Comisión deben concretar estrategias.
  • No existen dichas estrategias lo que pone en duda que puedan llevarse a feliz término los objetivos propuestos.

Alcance de los objetivos

Aun así, confían en la revisión prevista para el 2022 por la Comisión Europea respecto al alcance de los objetivos. Estos fueron descritos en el texto de la propuesta de la reducción de emisiones, como:

  • El mandato de evaluar una posible metodología para acceder a combustibles alternativos.
  • La corrección de casos en los que sea imposible cumplir los límites establecidos.

En el mismo contenido de la propuesta está indicada que, para la efectividad del plan se requiere:

  • Inversiones públicas y/o privadas de investigación, desarrollo e innovación.
  • Aumentar la oferta de vehículos pesados con baja emisión y sin ella.
  • Integrar los sistemas energéticos.
  • Sustentar el suministro de materiales para baterías, así como su producción, y reciclaje en toda Europa.

A todas luces, la propuesta afirma que se requiere de una profunda acción a nivel de la Unión. La misma debe ser a diferentes escalas: nacionales, regionales y locales. En este orden de ideas, cabe establecer planes de incentivos que apoyen el uso de vehículos pesados de baja o ninguna emisión.

Preocupación de los fabricantes

Los principales fabricantes indican que los objetivos son muy ambiciosos, e invitan a los estados a incrementar las infraestructuras. Refiriéndose especialmente a las de camines eléctricos e hidrógeno.

ACEA, la Asociación Europea de fabricantes de Automóviles, señala su preocupación ante la regulación de las emisiones de CO2. La propuesta aprobada para alcanzar la reducción del 15% en 5 años y el 30% en diez, es muy ambiciosa.

Los califica de altamente exigentes, debido a que su aplicación no depende unilateralmente de los fabricantes. Ni si quiera de la industria de los vehículos comerciales; de hecho, la base para el lineamiento de los objetivos no está establecida.

Por el momento, solo se han enfocado en llamar a los miembros de la UE para intensificar los esfuerzos. Insisten en que deben aumentar los puntos de recargas de combustible alternativo, antes de proponerse venderlos en masa.

Para encontrar y contratar el mejor seguro, utilice siempre el mejor comparador de seguros de camión.

También te puede interesar