Las protestas que estuvieron paralizando el tráfico hasta por 15 horas, formaron retenciones kilométricas. Los Comité de Defensa de la República habían cortado la AP-7 en L’Ampolla de Tarragona y el tráfico logró restablecerse el viernes temprano.

Compara los seguros de Camiones más baratos en tan solo unos minutos.

CDR informó por las redes sociales que los equipos de mantenimiento de quitarían las barricadas (bidones, quitamiedos, ramas y neumáticos). Si que la calzada quedaría libre para el tránsito.

Los más afectados fueron los camiones, quienes en su mayoría no pudieron desviarse por la carretera N-340. Y estuvieron obligados a permanecer varados, hasta que terminara la protesta.

La protesta parecía ser indefinida, debido a las declaraciones que hicieran los miembros del CDR. Quienes exigían que el conseller del interior, Miquel Buch dimita de su cargo. Sin embargo, decidieron detenerla abruptamente a las 22 horas.

Ya los Mossos había solicitado el cese de la protesta antes de la media noche. Y la respuesta les fue dada después que los activistas sostuvieron una asamblea. Vestidos con chalecos amarillos como si se tratara de un movimiento francés, pintaron lemas en la calzada. Gritaban consignas haciendo exigencias.

Por la mañana del viernes, los carros pequeños fueron desviados por la N-340. Pero los camiones debieron permanecer igual que los autocares. Durante horas, que causaron tensión entre los activistas y los camioneros atrapados por el corte vial.

Fue necesario el desplazamiento de los efectivos de Mossos d’Esquadra, aparentemente han identificado al menos a seis de las personas que mantenían el tráfico detenido. Las protestas se produjeron debido a las acciones de los efectivos en Girona y Tarazá en el aniversario 40 de la Constitución.

En la que Quim Torra, el presidente de la Generalitat instó al conseller Buch a hacer cambios en el protocolo de la policía catalana.

Camionero replicó la protesta con tiros

El camionero que disparó balas de fogueo contra los ‘chalecos amarillos’ fue detenido por las autoridades. Se trata de un español de unos 60 años que no soportaba la impotencia ante la tranca en una carretera de Béziers, entre Perpiñán y Montpellier.

Tristemente uno de los manifestantes fue herido en una mano según informa la emisora de radio France Bleu. Ante el suceso los policías dispararon a las ruedas del camión para forzar el frenado e impedir que huyera.

Compara los seguros de Camiones más baratos en tan solo unos minutos.

Cuando no pudo avanzar el camionero se bajó del camión y disparó con su escopeta. En respuesta los activistas lanzaron lo que pudieron contra el camión y le rompieron el parabrisas. En medio de improperios el hombre arrojó latas de cerveza y pretendió abrirse camino con el vehículo.

Fue perseguido por agentes policiales, ya que no quiso responder a la voz de alto. Momento en que tuvieron que dispararles a las ruedas del camión, por suerte nadie salió herido de gravedad.

Aun cuando fue alcanzado persistía en negarse a cooperar y sacó un arma de la guantera. Y los agentes se vieron obligados a emplear porras y sacarlo a la fuerza, después de ser atendido en el hospital fue encarcelado.

Ya es el cuarto sábado consecutivo en el que los manifestantes apoyan a ‘chalecos amarillos’ en las principales ciudades francesas. Esta vez contra el impuesto de los carburantes.

Los CDR finalizan el corte de la AP-7

Mientras que cientos de camioneros andaluces permanecían atrapados por las protestas. Los activistas del Comité de Defensa de la República permanecían cerrando el tráfico de la AP-7 por más de 15 horas.

En su intento por viajar por Europa los transportistas de encontraron con el bloque de las carreteras hacia Francia. Del lado francés estaban los ‘chalecos amarillos’ y por el español los del CDR. Afectando el trabajo de miles de camiones con tórridas jornadas de horas en colas kilométricas.

El sábado por la mañana, permaneció cerrada la frontera de Irún del lado francés. Que estuvo bloqueado por los activistas en el peaje de Biriatou, generando colas de hasta siete kilómetros

Dato de Interés

La Patronal de transportistas FENADISMER declara que son casi 20.000 camiones los que cruzan la frontera hacia Francia. Procedentes en su mayoría de Andalucía, para recorrer las carreteras europeas. Por lo que estos bloqueos y protestas sucesivas afectan económicamente a miles de transportistas y sus respectivas compañías.

Y muchos de ellos, tras pasar la frontera se han encontrado con otras protestas en el país galo. Por lo que han tenido que regresar a España. En Tarragona y en la Girona le pasaron situaciones similares

También te puede interesar