En España se desplegó la operación «Voltera-Duplare». La Guardia Civil, desarticulo una organización delictiva que actuaba con ámbito internacional. Se dedicaba a traficar vehículos en forma ilícita entre España y varios países europeos. Utilizando camiones con grúa y simulaban prestar servicio en carretera.

Se detuvo un total de 40 personas. De las cuales 8 de ellas de detuvieron en Francia. Son de diferentes nacionalidades, tanto españolas como rumana, argentina y búlgara. A todos ellos se les encontró responsables de haber robado 118 vehículos en España. De los cuales 61 ya fueron recuperados en Francia.

Con la venta de estos vehículos, los maleantes habrían obtenido más de 4.500.000 euros de beneficios.

En los diferentes operativos realizados se han recuperado varios vehículos que estaban preparados y listos para sacarlos al extranjero. Se encontraron los materiales y equipos utilizados para preparar la falsificación. Además de matrículas y documentaciones extranjeras ya falsificadas.

Contrate siempre el mejor seguro de camiones para estar completamente protegido contra cualquier eventualidad

Diferentes modus operandi de los estafadores

  • El grupo ofrecía servicio se Asistencia con camiones con grúa, así fácilmente robaban vehículos en cualquier parte. Los robos estaban perfectamente planificados. Inclusive se elegía la marca, modelo y las ubicaciones para ejecutarlos.

Las zonas preferidas eran las residenciales y las áreas empresariales de Madrid. En primer lugar realizaban un seguimiento y estudio previo de las rutinas de los dueños de los vehículos que habían seleccionado.

En algunos casos, los propios delincuentes instalaban dispositivos como un GPS, para realizar el seguimiento de los potenciales vehículos que robarían. Esto les facilitaba totalmente llevar a cabo la acción.

Una rama de la organización dirigía las acciones de dos camiones con grúa de asistencia en carretera. Con ellos se desplazaban a los lugares donde estaban estacionados los vehículos elegidos para robar. Simulando el servicio de asistencia real, los montaban y los trasportaban al término municipal de Griñón en Madrid.

Allí los dejaban unos días mientras detectaban si había actividad respecto a ellos en el exterior. Posteriormente los trasladaban a una finca privada ubicada en el municipio de Torrejón de Velasco (Madrid). Donde realizaban las acciones pertinentes para alterar todos sus componentes y marcas de seguridad.

Los camiones con grúa se desplazaban por todas las carreteras del país hacia los lugares donde se ubicaban los objetivos.

  • Otra modalidad que llevaban a cabo para el robo de vehículos, consistía en alquilar vehículos de la marca y modelo elegida. Los trasladaban a distintos países europeos. Una vez finalizado el plazo de entrega contratado, no los devolvían.

Posteriormente los matriculaban en esos países con documentaciones falsas. Las cuales habían sustraído previamente de otros vehículos de iguales características.

  • En otras ocasiones utilizaban un modus operandi más convencional. Extraían la cerradura de la puerta del vehículo para acceder al interior. Con un dispositivo electrónico conectado al puerto de diagnosis, anulaban el inmovilizador y luego a los pocos segundos lo arrancaban.

Finalmente cambiaban la titularidad de los vehículos robados para eludir cualquier acción policial o administrativa. Para hacerlo, obtenían información de vehículos de idénticas características solicitando informes a la DGT. Luego, a través de una gestoría online de Málaga, conseguían por menos de 10 euros cada informe.

Así, obtenían todos los datos necesarios para utilizarlos en la falsificación de documentos. De esta forma, falsificaban la placa de matrícula y el bastidor de los vehículos robados con los datos de los documentos legales del otro vehículo. Finalmente circulaban por las carreteras españolas dos vehículos con los mismos datos de identificación y de titularidad.

En este sentido, en varios casos, los legítimos propietarios recibían denuncias de tráfico procedentes de provincias, en las que nunca habían estado.

  • De igual forma actuaban esta organización a los vehículos robados en España, una vez que falsificaban bastidores, matrícula y documentaciones, en especialcon datos de vehículos de Alemania o Suecia, pasaban la ITV en España. Con el informe favorable, lo registraban administrativamente como procedente de esos países, cuando en realidad nunca salieron de España.
  • Sobre el resto de vehículos sustraídos, la organización actuaba de manera inversa. falsificaban con información de vehículos españoles y los enviaban para su venta a países europeos. Principalmente a Francia, donde ya se han recuperado casi el 50% de los vehículos robados. 

Una vez realizados todos los trámites y con los vehículos «legalizados», algunos se exponían en concesionarios españoles. Otros los colocaban en compraventas franceses y otros los vendían por internet. Todos a un precio de venta ligeramente inferior al del mercado. Era la forma de atraer potenciales clientes y cerrar su venta rápidamente.

No obstante, y en previsión de que se descubriera que los vehículos eran robados y se entregaran a sus legítimos propietarios, el grupo criminal les instalaba dispositivos GPS. Así los volverían a robar en caso de que las fuerzas de seguridad lo recuperasen y así empezar nuevamente el ciclo de falsificación.

Revise ahora los mejores seguros de camiones low cost para contar siempre con la mejor opción

La investigación y sus resultados

Esta operación fue desarrollada por la Sección de Delincuencia Organizada del Automóvil de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil. Y también por el Sector de Tráfico de la Guardia Civil de Madrid. Contaron con la cooperación policial de distintas unidades de Gendarmerie de Francia, así como de la Policía de Alemania con la coordinación de Europol.

Mediante la coordinación de EUROPOL, se inició la investigación para esclarecer la trama delictiva asentada en el país galo.

Cuatro componentes de la Guardia Civil, se trasladaron al país vecino para colaborar con las fuerzas policiales francesas. Allí se detuvo a 8 integrantes de esta organización internacional. Además se identificó gran parte de los vehículos sustraídos desde España.

La investigación se inició a principios del 2018. Durante la ejecución de sus actividades, la Guardia Civil detectó una ITV ubicada en Madrid, donde algunos usuarios, utilizaban documentaciones de vehículos, sustraídas en Alemania. De esta forma los vehículos que simulaban traer de ese país, pasaban favorablemente la inspección técnica.

Se acerca la conducción automatizada de camiones

Luego los registraban en España, cuando en realidad habían sido robados en este mismo país. Posteriores investigaciones revelaron que el mismo grupo de personas ya había utilizado este modus operandi en numerosas ocasiones y en diferentes lugares.

Durante el proceso de inspección en diferentes lugares, ya se han inspeccionado dos estaciones de ITV en Madrid. Es el lugar donde la organización pasaba las inspecciones de los vehículos. Así mismo, se localizaron cuatro talleres mecánicos y tres concesionarios en Madrid y Toledo.

En ellos se vendían los vehículos robados con documentos falsificados, simulando proceder del extranjero. Decenas de españoles eran potenciales clientes para comprar estos vehículos en los concesionarios y en estos talleres, desconociendo realmente su procedencia ilícita.

Esté atento de los servicios de ayuda que ofrecen en carretera. Solicite identificación a los conductores y empresas que ofrecen el servicio con camiones con grúa, antes de usarlo. Verifique su legalidad.

Para encontrar y contratar el mejor seguro, utilice siempre el mejor comparador de seguros de camión.

También te puede interesar